Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA)

En Aleris contamos con un servicio especializado en el tratamiento de los Trastornos de Conducta Alimentaria, formado por profesionales de la Psicología y la Nutrición. A este servicio puede acceder cualquier persona que padezca alteraciones en el comportamiento alimentario y/o en su imagen corporal, tenga o no un diagnóstico de Trastorno de la Conducta Alimentaria.

¿Qué son los Trastornos de Conducta Alimentaria?

Los TCA son una alteración persistente en la alimentación o en el comportamiento relacionado con la alimentación. Esto incluye conductas muy variadas, que van desde la restricción, hasta la sobreingesta de alimentos y pueden ir acompañadas o no de conductas compensatorias perjudiciales, como distintos tipos de purgas o el ejercicio físico excesivo.

Además, las personas que padecen un trastorno alimentario a menudo presentan malestar en relación a su imagen corporal, miedo intenso a engordar y/o una importancia excesiva de su imagen corporal en la valoración sobre sí mismas.

Todo ello causa un deterioro significativo de la salud física o del funcionamiento psicosocial de la persona.

¿Qué aspectos trabajamos en consulta?

En el área de nutrición trabajamos desde la flexibilidad y adaptándonos a los ritmos y necesidades de cada persona. Lo hacemos fomentando la inclusión de una mayor variedad de alimentos, estructurando la alimentación para poder mantenerla a largo plazo, ayudando a manejar los momentos más conflictivos que pueden aparecer a lo largo del proceso, buscando comidas y rutinas agradables que ayuden a establecer unos hábitos de alimentación saludables y trabajando en reconocer las señales de hambre y saciedad.

El objetivo final es que la persona sea autónoma y tenga una alimentación saludable, suficiente, agradable, flexible y compatible con su entorno psicosocial.

Desde psicología, trabajamos en educar y entender las alteraciones en la alimentación: por qué se producen y qué consecuencias tiene para la persona. A partir de ahí, trabajamos en sanar y la conducta alimentaria, gestionando el miedo a engordar y a perder el control. Lo hacemos adquiriendo estrategias de gestión emocional y potenciando el cuidado personal y la mejora de relación con el propio cuerpo.