A día de hoy muchas de las enfermedades más comunes tienen que ver con el estilo de vida: diabetes tipo 2, hipertensión, dislipemias, obesidad…  tienen en la alimentación un pilar básico de su tratamiento que a menudo no se atiende como debiera.

Otras como alergias, celiaquía, enfermedades metabólicas, intestinales, renales, hepáticas… requieren un control estricto de nuestra alimentación para poder controlar el pronóstico de la enfermedad y mejorar la calidad de vida.

Desgraciadamente en nuestro entorno no se le presta la atención suficiente desde el sistema sanitario. El dietista-nutricionista es el único profesional sanitario específicamente formado en el tratamiento nutricional de patologías, deja que te ayudemos a sentirte mejor.